Las expectativas se consideran genéricamente como lo que nos permite ver más allá de lo que se puede ver, pudiendo ser realistas o no. Son una variable de naturaleza cognitiva que sugiere la idea de anticipación y que resulta de vital importancia para explicar y predecir un comportamiento o una dinámica social (como son los ciclos o tendencias económicas). Las expectativas están vinculadas a las predicciones, a mayor cantidad de certezas que se tengan del futuro mayor será la probabilidad que las expectativas se cumplan. Las predicciones en economía se pueden explicitar como proyecciones cuantitativas que siempre tienen incertezas o márgenes de error porque el futuro se crea segundo a segundo lleno de variables que van incidiendo de una forma u otra en la realidad social y por tanto en la económica.

“No es extraño ? Los mismos que se ríen de los adivinos se toman en serio a los economistas.”

(Anónimo)

Siempre pueden surgir imprevistos o alteraciones que rompan una cierta estabilidad económica. Tener la capacidad de prever las situaciones que van a ocurrir en el futuro es muy importante en todos los aspectos de la vida porque en muchas ocasiones se pueden evitar muchos males. Esto en economía es vital para que no se activen reacciones por parte de los agentes económicos que desencadenen cientos de miles de acciones individuales que colapsen el sistema o para que no se ocasionen perjuicios mayores de los que habría si se hubiera puesto remedio a tiempo.
Las proyecciones económicas realizadas en diciembre de 2017, según fuentes del Banco de España y del Instituto Nacional de Estadística predicen una economía muy estable para los próximos años, con una pequeña tendencia a la desaceleración.

La incertidumbre en prever el futuro económico viene dada por las situaciones que desestabilicen el frágil equilibrio de un crecimiento sostenido en el tiempo. Los riesgos vendrán del propio funcionamiento del sistema económico o de la coyuntura sociopolítica.

“Ningún problema económico tiene una solución puramente económica.”

John Stuart Mill

En cuanto a los potenciales riesgos de la economía global actual destacaría :
1/ Las políticas proteccionistas derivadas de la competencia entre países en un mundo global favorecen u na ralentización económica. (El BREXIT y las políticas de Trump son dos claros ejemplos).
2/ El fuerte aumento de la deuda global, que según el BIS ha crecido un 40% desde 2007, está en gran parte motivado por el fuerte endeudamiento de las economías emergentes que desde la crisis financiera ha pasado de un 276% del PIB en 2007 a un 325% el año 2017. Estos incrementos de la deuda parecen poco sostenibles en el tiempo, así como la fuerte revalorización que han registrado algunos activos financieros en los países desarrollados, como ocurre con la renta variable norteamericana. Estos desequilibrios o riesgos macro financieros tienen fundamentalmente origen en una política monetaria excesivamente laxa, que persigue reducir los tipos de interés al mínimo.
Además en este sistema económico de mercado siempre está latente una potencial crisis cíclica que suelen conllevar importantes perjuicios a una gran parte de la población con menos recursos, por una reducción en la renta familiar disponible y unos recortes y deterioro de los servicios públicos.

Juan Manuel Rosés Cudinach
Marzo 2018