ASISTED nació hace casi cuatro décadas con una clara e inequívoca vocación de servicio hacia las personas que ya sea por la edad, enfermedad o accidente se encuentran limitadas en su autonomía personal. El paso de los años ha cambiado muchos aspectos de la realidad social, hábitos, costumbres, modas, pero las necesidades vitales y las inquietudes existenciales de una persona siguen siendo las mismas. Por ello, ASISTED mantiene la filosofía de acción que tenía en su inicio; ayudar a las personas a que consigan el mayor bienestar posible, sea cual sea su situación.

“Buscando el bien de nuestros semejantes encontraremos el nuestro.”

Platón

Esta larga experiencia en la gestión de los servicios domiciliarios permite atesorar un gran conocimiento de las problemáticas cotidianas que se derivan de una falta de autonomía personal. De su relación con el entorno y de cómo se pueden abordar de la manera más óptima dichas problemáticas desde el aspecto de las necesidades físicas como de las emocionales, para ofrecer así una atención integral y personalizada.
Proporcionar una atención integral no es un cometido sencillo ya que cada asistido requiere unas pautas y consideraciones diferentes, pero lo que es común a toda persona es la necesidad de ser tratada con dignidad y respeto, independientemente de las circunstancias en que se encuentre.
Sufrir una merma en la autonomía funcional nos convierte en vulnerables ante cualquier imprevisto o intromisión que pueda acontecer, para evitar esto ASISTED presta sus servicios garantizando unos valores imprescindibles para el buen fin de esta actividad con tanto peso humano.
La confianza, la integridad, la paciencia, la generosidad, la ética, deben estar presentes en la actitud y el comportamiento de los profesionales que realizan la asistencia o el cuidado a las personas asistidas. Así como los profesionales que desempeñan labores de gestión, control y seguimiento de los servicios, porque estos últimos son los responsables de aportar un gran valor añadido a la asistencia domiciliaria, ya que dispensan una verdadera consistencia asistencial.

“No intente convertirse en un hombre de éxito, sino más bien intente convertirse en un hombre de principios.”

Albert Einstein

Toda empresa o entidad que a lo largo de su existencia experimenta un crecimiento corre el riesgo de olvidar los valores que motivaron su creación. Los objetivos comerciales, las inversiones, los profesionales que se van incorporando al proyecto persiguen la consolidación en el mercado de una marca competitiva que ofrezca la mayor rentabilidad posible, lo que suele colisionar frontalmente con la aplicación de unos principios humanistas donde nada debe pasar por encima del bienestar de las personas, de la equidad y de la justicia.
ASISTED, consciente que se dedica a una actividad que requiere una especial sensibilidad en el trato a las personas, busca hacer de sus principios y valores su activo más valioso y preciado. Los sistemas informáticos, los procesos de gestión, la supervisión de los servicios han de garantizar la calidad y la calidez necesarias para que propósitos y logros vayan unidos indisolublemente y así minimizar las deficiencias que se producen en toda actividad. Es inevitable tener errores, pero lo más importante es reconocerlos, solucionarlos de la forma más práctica posible y finalmente lo más importante, aprender de ellos para que no se vuelvan a repetir.
Las personas con algún tipo de dependencia o enfermedad son muy vulnerables a cualquier tipo de abuso, negligencia o apatía por parte de las personas que las cuidan, por tanto cualquier prevención está justificada en favor del bienestar y de la tranquilidad de las personas asistidas y sus familiares.
ASISTED fiel a su compromiso de gestionar el cuidado de las personas que le otorgan su confianza no ahorra ningún esfuerzo en realizar todas las acciones que están a su alcance para ofrecer la mejor asistencia a cada una de las personas a las que presta sus servicios.

Juan Manuel Rosés Cudinach
Enero 2018